Cervecería TipiTapa

Cervezas, tapas y mucho más

La verdad sobre los alimentos ecológicos

Los alimentos ecológicos se han popularizado recientemente. Hace unos años, nadie se preocupaba por lo que comía, sólo quería comer, lo que fuese estaba bien, pero las cosas han cambiado.

El hambre se ha reducido en el planeta, gracias en parte a la producción masiva de alimentos, a la crianza de animales para su consumo y a la explotación de la pesca.

La verdad sobre los alimentos ecológicos

El problema de todo esto es que para producir millones de toneladas de alimentos, hay que hacerlo muy rápido y usar técnicas que no son del todo ventajosas para los alimentos que después nos comemos.

La gente se está empezando a dar cuenta de esto, y cada vez más empiezan a leer cuidadosamente las etiquetas de los productos y a darle más valor a la comida orgánica.

Ponernos la meta de comer más saludablemente es un buen comienzo, pero más allá de comer más frutas, verduras, cereales integrales y grasas buenas, está la cuestión de la seguridad alimentaria, la nutrición y la sostenibilidad.

¿El cómo se cultivan los alimentos puede afectar a mi salud? ¿Cuál es la diferencia entre los alimentos ecológicos y los alimentos convencionales? ¿Lo ecológico es siempre mejor?

Empecemos por lo primero ¿Qué significa que un alimento sea biológico? El término "biológico" se refiere a la forma en que los productos agrícolas son cultivados y procesados. Los cultivos biológicos deben ser cultivados en suelos seguros, sin modificaciones. Los agricultores no pueden utilizar en ellos pesticidas sintéticos, fertilizantes a base de petróleo y fertilizantes a base de lodos de depuradoras.

La ganadería ecológica debe tener acceso al aire libre y se le dará una alimentación orgánica. No pueden recibir antibióticos ni hormonas de crecimiento.

Los beneficios de los alimentos ecológicos

Algunos estudios han demostrado que los alimentos ecológicos tienen más nutrientes beneficiosos para la salud, como los antioxidantes, que los alimentos convencionales.

Además, las personas con alergias a los alimentos, productos químicos o conservantes, a menudo encuentran que sus síntomas disminuyen o desaparecen cuando comen sólo alimentos ecológicos.

Los productos ecológicos contienen menos pesticidas. Los pesticidas son productos químicos ampliamente utilizados en la agricultura convencional, y esos residuos permanecen en los alimentos que luego comemos.

Los alimentos biológicos son frescos, ya que no contienen conservantes que hacen que dure más tiempo. La agricultura ecológica es mejor para el medio ambiente. Las prácticas agrícolas ecológicas reducen la contaminación (tanto del suelo, como del agua o del suelo), reducen la erosión del suelo, aumentan la fertilidad del mismo y utilizan menos energía para cosecharlos.

La agricultura sin la utilización de pesticidas es beneficiosa para la fauna cercana, así como para las personas que viven cerca o trabajan en las huertas y granjas.

El uso de antibióticos en la producción de carne convencional ayuda a crear cepas resistentes a los antibióticos de las bacterias. Esto significa que cuando alguien enferma de estas cepas, serán menos sensibles al tratamiento con antibióticos.

No alimentar a los animales con subproductos animales reduce el riesgo de enfermedades, como la de las vacas locas. Además, a los animales se les da más espacio para moverse y estar al aire libre, lo que les ayuda a mantenerse más sanos y con menos estrés.

Los alimentos ecológicos están libres de transgénicos, plantas o animales cuyo ADN ha sido modificado de una manera que no puede ocurrir en la naturaleza o en el cruzamiento natural, con el fin de que sean más resistentes a las plagas.

Por ejemplo, gran parte del maíz dulce que se consume en los EE.UU. es genéticamente diseñado para ser resistente al herbicida Roundup y producir su propio insecticida, la toxina Bt. , y así con la mayoría de los cereales y plantas de consumo humano.

Así queda claro que los alimentos ecológicos son mucho más saludables que los convencionales, y por eso cada vez hay más presencia de estos alimentos en el mercado.

Pero no solamente para uso casero, cada vez más restaurantes, cafeterías, cervecerías y tabernas sustituyen su producto convencional por ingredientes ecológicos. Y eso es una gran noticia.