Cervecería TipiTapa

Cervezas, tapas y mucho más

Cómo hacer cerveza en casa

¿Siempre quisiste hacer cerveza en casa? Es algo que a todos los que amamos la cerveza, se nos ha pasado por la cabeza alguna vez. Hacer cerveza artesana en casa es un gran hobby que puedes disfrutar con los amigos.

Cada vez más personas recurren a este pasatiempo que se puede hacer sin gastar mucho presupuesto y en un plazo razonable de tiempo. Esto es lo que tienes que hacer.

Cómo hacer cerveza en casa

Equipo necesario

No necesitas un costoso equipo para preparar tu primer lote de cerveza. Muchas tiendas venden kits para principiantes por poco dinero, pero si estas interesado en continuar con este hobby, puedes invertir en un kit de elaboración de cerveza más completo y algo más caro.

Aquí está un breve resumen de lo que se necesita:

  • Una olla grande
  • Tubo y abrazadera
  • Un cubo hermético de fermentación
  • Una bolsa con tapón
  • Un embudo para rellenar las botellas (debe ser de unas dimensiones que encajen con el cuello de las botellas)
  • Un termómetro con un rango de 0-100 ºC
  • Botellas de cristal limpias con tapón
  • Una solución desinfectante, para desinfectar todos los materiales antes de usarlos. El cloro vale, pero hay que aclararlo muy bien para evitar la contaminación.

Ingredientes necesarios

  • 3 kilos de extracto seco de malta pálido. La malta es el azúcar del que se alimenta la levadura para producir el alcohol.
  • 65 gr de lúpulo. El lúpulo le da amargor a la cerveza.
  • 125 ml de levadura líquida
  • 2/3 de taza de dextrosa

Elaboración de la cerveza en cinco pasos:

  1. El extracto pálido de malta y el lúpulo se hierven juntos en agua durante aproximadamente una hora para esterilizar el extracto de malta y liberar los sabores amargos del lúpulo.
  2. Esta mezcla caliente (llamada mosto) se enfría a temperatura ambiente, y es transferida a un fermentador donde se mezcla con más agua para alcanzar la cantidad de 18 litros. Una vez que la mezcla baja a temperatura ambiente, se agrega levadura para iniciar el proceso de fermentación. Una buena limpieza es muy importante, ya que el mosto puede ser fácilmente infectado por bacterias en este estado. La bolsa de aire se utiliza para mantener sellado el recipiente durante la fermentación. Hay que dejarlo fermentar durante 1-2 semanas.
  3. Una vez que la cerveza esté fermentada, se traspasa a otro recipiente para prepararla para el embotellado. Se vierte la dextrosa en la cerveza y se embotella en cada botella y se tapa.
  4. Una vez que la cerveza se ha embotellado, se tiene que dejar envejecer entre 2 a 6 semanas. Durante el envejecimiento, la levadura fermenta el azúcar restante que se ha añadido y crea dióxido de carbono. Este dióxido de carbono es la espuma que tiene la cerveza. Además, cualquier sedimento indeseable, como la levadura sobrante se depositará durante el envejecimiento y esto contribuirá a mejorar el sabor de la cerveza. Esto puede llevar varios meses, aunque una cerveza casera se puede tomar al cabo de un mes.
  5. Cuando la cerveza envejezca, introdúcela en el frigorífico y disfruta de ella.

No hay nada más satisfactorio cómo beber una cerveza que has elaborado tu mismo.